domingo, 2 de mayo de 2010

Moncho Borrajo

La gente siempre suele posar de la misma manera. Cuesta mucho sacar a alguien de su imagen "predefinida". Cuando le pedí a Moncho Borrajo, en los ensayos de una de sus obras, si podía posar para un retrato, los dos o tres primeros disparos me dieron la foto típica que cabría esperar de un artista: sonrisa de oreja a oreja, gesto amable,... Pero de repente, Moncho me miró y se saco de la manga esta mueca durante un segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada