viernes, 1 de enero de 2010

Retratos en una puesta de sol

Hace ya un tiempo, a raíz de la publicación del artículo sobre los tipos de flash TTL existentes en Canon, un lector me preguntó si podía explicarle como iluminar un retrato en una puesta de sol con flash. Si bien no es un tema complejo, si que proporciona unas fotos de las que típicamente se enseñan a amigos y familiares, sufridores de nuestros desvaríos con la cámara.

En general, el uso del flash se basa en unas pocas reglas muy sencillas, y técnicamente no requiere de grandes conocimientos para su uso. Otra cosa, claro está, es el "arte" que nos demos para utilizar esas sencillas reglas en beneficio de nuestras fotos. Cuando es usado como fuente de luz principal debemos saber con que potencia lumínica vamos a disparar para ajustar la cámara, fundamentalmente el diafragma, a unos valores que nos reproduzcan la escena adecuadamente. Esto lo podemos saber con un fotómetro/flashimetro, que medirá el destello del flash y nos indicará que diafragma poner en la cámara.

Me estoy refiriendo solo al diafragma, porque típicamente la velocidad de disparo se configura a la de sincro con el flash (típicamente 1/125, 1/200 o 1/250). Cada cámara réflex tiene una velocidad máxima con la que podemos disparar el flash, denominada velocidad de sincro, que tiene que ver con el movimiento de las cortinillas en el obturador. Quizá en otro momento escriba algo sobre este tema, si es de vuestro interés, pero por ahora centrémonos en la medición de la luz.

Cuando usamos el flash en exteriores, la luz del flash se mezcla con la luz del ambiente, por lo que ya no es la única fuente de luz que ilumina la escena. En estos casos, nuestra misión es balancear las dos luces para obtener distintos resultados, según la potencia de disparo de flash elegida. Podemos resumir, según nuestra elección, los resultados obtenidos:
  • Potencia del flash menor o igual que la de la luz ambiente: en estos casos podemos hablar de "flash de relleno". La luz ambiente es la que marca la iluminación general, y usamos el flash como complemento para aclarar sombras molestas. Si pensamos en una luz que provenga desde arriba, como el sol a pleno mediodía, rápidamente veremos que generará sombras muy marcadas bajo la nariz, en los ojos, bajo la barbilla... El flash, al dispararse desde una posición frontal en el caso de estar situado sobre la cámara, es capaz de iluminar esas sombras, haciéndolas menos visibles.
  • Potencia del flash superior a la de la luz ambiente: aquí la luz dominante es la del flash. Lo que cubra el flash estará correctamente iluminado, y dónde el flash no llegue quedará iluminado con la luz de ambiente nada más. Al ser esta menos potente que la del flash, lo que ocurrirá es que lo que no ilumine el flash quedará mas oscuro que aquellas zonas iluminadas por el mismo. Este es el caso que nos interesa para nuestros retratos en puestas de sol.
A continuación, vamos a enumerar los pasos a seguir para conseguir estos retratos:

  1. La persona retratada, evidentemente, ha de ponerse con el sol detrás.
  2. Como estamos en una puesta de sol, las penumbras empiezan a inundar la escena, y el sol ya no es esa brillante bola de fuego que deslumbra cualquier foto, sino que su luminosidad se ve disminuida al irse metiendo por el horizonte. Podemos realizar una medición con el modo matricial o ponderado al centro (cuidado en este caso con no pillar al sol en el centro). La medición puntual exige tener un poco de experiencia sobre que zona medir exactamente.
  3. Debemos igualar la potencia del flash para que iluminación del flash sea aproximadamente un paso superior a la de la puesta de sol. Si midiendo el cielo obtenemos un diafragma de, por ejemplo, 5.6, debemos configurar el flash a f8. Cuanto mayor la diferencia, mas oscuro el cielo.
  4. ¡Dispara!
Por cierto, la ocultación de la identidad en la imagen es porque si no la modelo no me deja que le haga mas fotos :-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada