viernes, 1 de enero de 2010

Temperatura de color

En este artículo se intenta arrojar luz sobre el concepto de la temperatura de color en fotografía, y sus implicaciones prácticas en la fotografía digital y química. Desde su definición formal hasta cómo adaptar nuestra toma a las distintas temperaturas de color.

¿Qué es la temperatura de color?

Dicho sin ningún escrúpulo científico, es el color que proporciona una fuente de luz, y que de alguna manera colorea o altera lo que ilumina. Lo anterior es cierto dando por supuestas y ciertas unas cuantas cosas que, en ralidad, no son así, como que el color de algo es una propiedad del cuerpo inalterable, y que existe una "luz patrón" sobre la que comparar.

Existe una explicación un poco más “seria”, que vendría a decirnos que en un cuerpo teórico llamado cuerpo negro, el cual no absorbería ni refleja ninguna frecuencia lumínica, es capaz de irradiar luz según aumenta de temperatura. A cada temperatura a la que se caliente dicho cuerpo emitirá una determinada longitud de onda (color) que tendrá una energía máxima. Esa sería la temperatura de color. Lo más parecido a dicho cuerpo que conozco son las estrellas, aunque éstas absorben una cierta cantidad de luz de diversos colores según sea su composición. De hecho, analizando el espectro de colores de la luz emitida por una estrella, se puede averiguar su temperatura y su composición en base a las líneas ausentes en el mismo.

Aunque aparentemente todas las fuentes de luz son blancas, esto no es mas que una adaptación que hace nuestro cerebro, que en este sentido se comporta de manera parecida al modo de "balance de blancos automático" de algunas cámaras digitales y de vídeo. A veces pueden verse los diferentes colores de las fuentes de luz si ponemos distintos tipos de bombillas, fluorescentes o halógenos juntos. Entonces si que notamos claramente que, aunque todos iluminan, cada una de las fuentes de luz aparece como de un color distinto. Una consecuencia práctica en la vida diaria de todo esto la tenemos en las tiendas de ropa, donde una misma prenda puede aparecer de color distinto dentro de la tienda (iluminación artificial, con una determinada temperatura de color) y fuera de ella (luz solar, con otra temperatura distinta). Y precisamente es en la fotografía para catálogos de moda e industriales donde mas se mide la exactitud de reproducción de color, ajustando exactamente la temperatura de color de la toma, para evitar colores "falsos".

La unidad de medida es el Kelvin (K), a veces llamado grados Kelvin, y viene derivada de la teoría antes explicada sobre que los colores aparecen al calentar un cuerpo ideal, y que según la temperatura que alcance irradia unos u otros colores. Mientras que el cerebro humano equilibra la luz, los sensores de las cámaras digitales y la película fotográfica registran con diferencias palpables lo que realmente está ocurriendo con la iluminación.


Fuentes cálidas y frías

Se denominan fuentes lumínicas cálidas a aquellas que, debido a su temperatura de color, tienen tonos cercanos al rojo, y frías las que tienen tonos próximos al azul. Curiosamente, físicamente hay que proporcionar mas temperatura para conseguir que un cuerpo irradie en azul que en rojo, por lo que el atributo cálido/frío hace referencia a la sensación subjetiva que nos producen esos colores, no a la cantidad de energía que habría que proporcionar para obtener la radiación.

La manera de transformar unas temperaturas de color en otras es a través de filtros de color, que se pueden colocar en el objetivo de la cámara o delante de los focos de iluminación o flashes. En las cámaras digitales o de vídeo, se puede corregir automática o manualmente. En el caso de querer hacerlo manualmente, normalmente hay que hacer una toma previa sobre un objeto de tonalidad gris neutra o blanco (cuidado en este caso con que no sea un blanco sobreexpuesto). Después, se le indica a la cámara que tome ese gris neutro como patrón, y ella sola calcula la temperatura de color y ajusta el color de las tomas.

Un caso interesante es el del sol, que varía su temperatura de color dependiendo de la hora del día o la presencia o ausencia de nubes. Esto es debido a que la luz solar tiene que atravesar mas o menos cantidad de gases en la atmósfera según la hora del día y su posición en el cielo, o según haya o no nubes, con lo que se absorben antes las frecuencias altas de la luz, esto es, la gama azul/ultravioleta (salvo para los que tengáis el agujero de ozono encima), quedando una luz mas rojiza (cálida), sobre todo al amanecer y atardecer.

En la siguiente tabla aparecen las temperaturas de color más usuales. Recuerda que estos valores son aproximados, pero te pueden dar una idea de como se comportará la cámara o la película y que tipo de filtro usar para compensar los colores. Una advertencia: en determinados tipos de luces, como los fluorescentes y algunas de las que alumbran carreteras y sitios públicos, la temperatura de color es una media, ya que la luz que emiten no es del mismo tipo que una bombilla normal. En las bombillas la luz se produce por incandescencia, mientras que en los fluorescentes se genera por descarga eléctrica en un gas. En los casos de descarga de gas faltan colores en la luz que irradian, que para mas desgracia varían entre fabricantes y tipos de focos, y hacen muy complicado poder corregir la iluminación.


Fuente de luz Temperatura de color (K)
Cielo azul 10.000 a 30.000
Cielo Nublado 7.000
Luz solar a mediodía 5.600
Flash 5.500
4 horas después de amanecer 5.000
3 horas después de amanecer 4.850
2 horas después de amanecer 4.300
1 hora después de amanecer 3.550
Amanecer 2.200
Luz de luna 4.100
Lámparas fluorescentes
     Tipo 'Luz de día' 6.300
     Tipo 'Blanco neutro' 4.000
     Tipo 'Blanco cálido' 3.200
Lámparas incandescentes
     Bombilla con cristal azul 4.000
     Focos iluminación vídeo/fotografía 3.200 (tipo A)/ 3.400 (tipo B)
     Halógenas domésticas (cuarzo) 2.900
     Bombilla 100 vatios doméstica 2.850
     Luz de vela 1.900


Filtros de corrección

Como hemos comentado, interponiendo filtros de colores delante del objetivo, o delante de las fuentes de luz de manera que ésta atraviese el filtro, se pueden corregir las temperaturas de color. Estos filtros absorberán parte de la potencia lumínica, por lo en el caso de colocarlos delante del objetivo tendremos que efectuar tiempos de exposición más elevados, o bien abrir el diafragma según nos indique el manual del filtro en cuestión. En la siguiente tabla se muestran los códigos de algunos filtros que adaptan las distintas temperaturas de color a la de la película para luz de día, o en la toma digital a 5.500K:


Filtro Temperatura color
80C 3.800
80B 3.400
80A 3.200
81B 2.600

Además de los de la tabla anterior, marcas con B+W fabrican filtros especialmente diseñados para usarse con bombillas domésticas, cuya temperatura de color aproximada es de unos 2.800K. Existen también filtros que adaptan la película para luz incandescente (tungsteno) para ser usada con luz de día. En la siguiente tabla se muestra el filtro a usar según la temperatura de color para la que fue diseñada la película:


Filtro Temperatura color
85 3.400
85B 3.200
85C 3.800

13 comentarios:

barn dijo...

muy buen artículo.

gracias

Anonymous dijo...

con que instrumento mido la temperatura color

Anonymous dijo...

con un termocolorímetro sobre el terreno, o con una cámara de fotos digital digital y el software (lightroom, aperture, etc) en casa

Anónimo dijo...

Hola, sólo una corrección: los "grados Kelvin" no existen, son "Kelvin" a secas (por ejemplo, 3300 K).
Entiendo que con las cámaras digitales, lo de los filtros carece de sentido, es mejor corregir a posteriori en la fase inicial del tratamiento tomendo como referencia una superficie de color neutro (gris) que haya en la foto.

mega dijo...

Efectivamente, los filtros de corrección de color no son necesarios en lo digital. Se suele usar la típica carta gris 18% de medición de luz, o una superficie blanca para calibrar la cámara, o tirar en raw y posteriormente con esa superficie ajustar la temperatura de color. Yo prefiero usar la carta gris fotográfica, porque lo que vemos como blanco puede que en realidad no lo sea (¿has visto cuantos coches de color blanco hay y cada marca hace la pintura con colores distintos?) y falsearía la temperatura de color.

Anónimo dijo...

buena información. gracias.

OFICINAS Y CONSULTORIOS POR HORA dijo...

Excelente explicaciones para tener una información rápida y práctica sin necesidad de profundizar en aspectos científicos. Gracias al aporte de todos. Alberto

Anónimo dijo...

Los conceptos de "fuentes cálidas y frías" estan invertidos.... si la temperatura de color es BAJA es totalmente roja, si el ALTA resulta azulada

mega dijo...

Creo que está puesto como dices: temperatura baja (1900 grados kelvin), tono rojizo (cálido); temperatura alta (1000 grados kelvin) tono azulado (frío)

dirty fingers dijo...

Acá la cagaste: "Se denominan fuentes lumínicas cálidas a aquellas que, debido a su temperatura de color, tienen tonos cercanos al rojo, y frías las que tienen tonos próximos al azul." Es totalmente al revés.

Anónimo dijo...

Consejo: no vuelvas a usar fondo amarillo con letras blancas, me volví puta tratando de leer lo que decía.

Anónimo dijo...

Muchas gracias :3

Anónimo dijo...

Jaja

Publicar un comentario en la entrada